Hablemos del novio. Al contrario de lo que popularmente se piensa, no es sólo la novia quien se ocupa de tomar todas las decisiones en la organización de la boda, sino que es cosa de dos. El novio actual participa activamente tanto como ella, aporta ideas originales, opina sobre decoración y lo da todo por sus invitados.

En cuanto a indumentaria, el novio no puede ser opacado por los invitados ni por la novia: él también va bien vestido y complementado. Y por supuesto, el novio actual aboga por llevar su estilo propio al altar y no ir simplemente disfrazado ”de novio”. Por eso, está al día de las tendencias en trajes y complementos.

Fotografía de Valeria Pitarresi.

No olvidemos las tradiciones que tienen que ver con el novio, en concreto una: no ver a la novia con el vestido antes de la ceremonia. Esta tradición es un remanente de cuando los matrimonios eran meros acuerdos y los esposos ni siquiera se conocían antes del enlace. Hoy en día tenemos una visión mucho más romántica de las bodas, ¡menos mal! De hecho, esta tradición se está perdiendo pues es cada vez más común que los novios se vean antes del enlace, una tendencia que viene desde Estados Unidos que allí llaman first look (primer encuentro). Se trata de un momento íntimo, de máxima emotividad y nervios en el que solo están presentes la pareja y, si quieren, el fotógrafo.

Otra gran tradición es llevar el azar o prendido, el complemento nupcial imprescindible para él. Es un pequeño arreglo floral, de no más de 10 centímetros, que se coloca en la solapa de la chaqueta, tapando el ojal. Mi recomendación es que vaya a juego con el ramo de la novia y con el resto de la decoración floral.

Diferentes prendidos de novio

Y por último, en el día de la boda el novio tiene gran protagonismo en las fotos. Las sesiones de fotografía de bodas actualmente comienzan cuando los novios, por separado, empiezan a vestirse y arreglarse, mostrando el proceso de él y de ella por igual. Me encantan las sesiones de novios que lucen naturales e ilusionados justo antes del gran momento.

Novios arreglándose antes de la boda

Así que, si pensábais diferente, espero haberos convencido de que no, no y no, el novio no es el acompañante de la novia, es ¡co-protagonista!

Open chat
¿Necesita ayuda?