Las bodas íntimas son cada vez más y más populares. ¿Por qué? ¿Qué grandes ventajas tienen las bodas pequeñas? Aquí os las cuento.

En este tipo de eventos la cantidad de invitados se reduce a no más de 50 o 60, esto se traduce en que los invitados son exclusivamente las personas VIP de vuestras vidas, aquellos amigos y familiares con quienes tengáis un fuerte vínculo y hayáis compartido grandes vivencias. Así que olvidaos de invitaciones por compromiso. Con una ventaja añadida: menos invitados significa más tiempo que dedicar a cada uno.

Con pocos invitados las prioridades y los gastos cambian. Vuestro presupuesto puede reducirse mucho, eso sí es una gran ventaja, ¿verdad? Sin embargo, otra opción es emplear el mismo presupuesto de una boda convencional para aumentar la espectacularidad de la vuestra. Menos invitados es igual a ¡más posibilidades! Os doy algunas ideas.

Podéis convertir vuestra boda en una experiencia al completo. Por ejemplo, hospedandoos con vuestros invitados en un bonito parador, cortijo o finca y así pasar unos días inolvidables compartiendo multitud de actividades con las personas más importantes de vuestras vidas. También existe la posibilidad de hacer una reunión desenfadada pre-boda, quizá una cena, y un almuerzo o brunch post-boda.

La decoración puede ser mucho más personalizada y especial. En lugar de usar la vajilla y mantelería genéricas del lugar de celebración, podéis alquilar algo que sea 100% de vuestro gusto. El trabajo floral, los presentes para invitados, la papelería… todo se adapta para que hable de vosotros, de vuestra historia y de vuestra personalidad.

El menú también puede consistir en platos y alimentos realmente singulares y elaborados. Además el catering no tiene porqué ser el típico, sino transformarse en un banquete tipo cóctel, buffet, incluir foodtrucks tan de moda y un largo etcétera.

A la hora de organizar la recepción las opciones son infinitas, como contar con música en directo: guitarra, piano de cola, grupo musical, DJ’s… Y para la fiesta, contratar algún espectáculo: flamenco, baile, concierto en directo, fuegos artificiales…

En la foto el grupo musical La Blanca y El Negro.

Hablando de espectáculos, vosotros, los protagonistas, podéis preparar un pequeño número musical en una academia de baile. Con la posibilidad de hacerlo acompañados de bailarines profesionales, una especie de mini-musical que perdurará en el recuerdo de todos los asistentes.

Y cuando de recordar se trata, qué tal contar con un equipo profesional para contar la historia de vuestro gran día a través de un vídeo.

En definitiva, las bodas pequeñas, bodas íntimas, micro-weddings… son la oportunidad perfecta para hacer de vuestra boda un día espectacular, realmente especial y completamente personalizado, rodeados de los vuestros y en vuestra salsa. ¿A que os he convencido?

Open chat
¿Necesita ayuda?