En el anterior post hablamos de la estética otoñal en bodas (puedes leerlo aquí), esta semana, siguiendo con la temática de otoño, te traigo las ocho tendencias más top en vestidos de novia de cara a la próxima temporada.

1/ Cobertura total

Inspirada en los recatados vestidos protagonistas de las bodas reales, la cobertura total o, en inglés, los modesty-dresses. Una sabia elección si te casas en los meses más fríos.

No pienses que por ser modestos, parecen anticuados, al contrario, estos vestidos resultan realmente elegantes y a la última. Son vestidos conservadores pero modernizados. El patrón es obvio: mangas largas, escotes altos y, puedes o no, escogerlo con encajes y demás detalles.

LOURDES

2/ Transparencias

Esta es una tendencia complementaria a la anterior que se centra en sugerir más que en revelar. Los vestidos semitransparentes o sheer-dresses tienen la estructura de un vestido modesto pero usando un tejido que deje entrever la figura femenina.

Y si realmente quieres llevar esta moda al siguiente nivel, añádele a tu look una capa del mismo tejido. Esta es la forma más dramática, vanguardista y chic de cubrirte y enseñarte al mismo tiempo.

LOURDES

3/ Color Buff

Seguro que has visto este color pero no sabías que tenía nombre. Se trata del nuevo blanco de novia, que junto a otros colores crema y off-whites está robando el protagonismo al clásico blanco desde hace varias temporadas. Un color tendente al beige tostado que le queda precioso a todos los tonos de piel, sobre todo a los cálidos.

Si piensas que el blanco-blanco no es para tí, estás de suerte ¡y de tendencia!

OURDES

4/ Vestido abrigo

Esta tendencia es una adaptación del estilo streetwear de la calle al altar. Esta propuesta tiene dos vertientes. La primera es incluir una pieza más a tu atuendo: el abrigo, como se muestra en la foto de la derecha. La segunda es usar esa pieza como vestido en sí mismo, como en la foto de la izquierda.

Es una manera divertida y muy in de jugar con texturas y capas y sorprender en tu gran día.

LOURDES

5/ Corsetería

La ropa interior como ropa a secas es una estética muy asentada ya en el imaginario. Esta vez llega al altar y la inspiración de la temporada es el corset. Se enseña todo de él, incluso las varillas, y se combina con tejidos tan femeninos y sensuales como el tul.

El resultado: un look sofisticadamente sexy.

LOURDE

6/ Dos piezas

Marta Ortega, hija de Amancio Ortega, marcó tendencia en 2018 con su inusual atuendo de novia de dos piezas, camisa de gasa y falda plisada, color rosa claro, diseño de Valentino (dch.). Desde entonces, el vestido “por piezas” es una elección en auge entre las novias.

Aquí (izq) vemos otra propuesta, muy diferente a la de Ortega, de Pronovias, que además de ser un atuendo de dos piezas, incluye otra nueva tendencia, la siguiente.

LOES

7/ Efecto espuma

Los grandes volúmenes en vestidos de novia no son nada nuevo, sin embargo, esta temporada llegan con una novedad: el efecto espumoso, en inglés froth. Esta textura se consigue con capas y capas de tejidos ligeros.

Es una tendencia que lleva el estilo romántico un paso más allá, añadiendo dinamismo y onirismo a tu look nupcial. Además estos vestidos son especialmente fotogénicos.

LOURDES

8/ Minimalismo

Si las tendencias anteriores no te han convencido y prefieres las líneas limpias, las formas sencillas y los volúmenes estructurados, quizá seas una novia minimalista. En ese caso, tú también tienes infinitas opciones para elegir y, más importante, sentirte cómoda con tu vestido.

El secreto es escoger un traje sencillo, sin adornos ni excesos, y, si sientes que le falta algo, que sean los complementos el centro de atención.

Estas han sido ocho tendencias en vestidos de novia para 2020 (y probablemente 2021). ¿Tú con cuál te quedas?

Open chat
¿Necesita ayuda?